El ingeniero y arquitecto Luis Díez Navarrro nació en Málaga en 1691 (en cuanto a esta fecha existe cierto debate al respecto, sin embargo las investigaciones de Calderón Quijano -1949- y José Omar Moncada -1993- han confirmado ésta como la fecha de nacimiento de Díez Navarro). Fue en 1717 cuando comenzó a formar parte del ejército ingresando en el Cuerpo de Ingenieros en 1720 con dieciocho años de edad, participando posteriormente en la fortificación del sitio de Gibraltar. También participó en las obras de Cádiz, la Carraca y Barcelona, así como en los presidios de África. Fue considerado discípulo de del Ingeniero Jefe Ignacio de Sala (1686-1754), el estudio de la figura de Ignacio de Sala y de los numerosos textos que trabajó, ayudan a conocer la etapa formativa de Díez Navarro y, por lo tanto, los conocimientos que terminó proyectando en sus obras.
Definitivamente, Luis Díez fue nombrado Ingeniero Extraordinario en 1730 y, por consiguiente, fue enviado a Nueva España para que trabajara en las obras de Veracruz, una de las más importantes de la Historia de la Fortificación, su participación demuestra que ya estaba reconocido en el campo de la ingeniería militar cuando llegó a América. Más tarde se ocupó de la construcción de la Casa de la Moneda de México (actual Museo Nacional de las Culturas), que acabó en 1734, así como de la iglesia de planta ovalada, Santa Brígida (abajo en la imagen antes de su destrucción por derribo), en 1740, hoy desaparecida, pero que sin duda fue y sigue siendo una de las arquitecturas más relevantes para definir la última fase del barroco mexicano. En 1744 partió a la Capitanía General de Guatemala, donde dejó un legado incomparable con el resto de sus trabajos. Además de trabajar en numerosos edificios que se encuentran en la hoy conocida como ciudad de Antigua, se dedicó por completo, invirtiendo los últimos años de su vida, en el diseño y traslado de Nueva Guatemala de la Asunción. En 1773 hubo un terremoto que hizo peligrar los cimientos de la capital del reino guatemalteco, por ello se decidió trasladar a la población a una zona más segura. No sólo se dedicó al diseño de la ciudad, sino que también participó en las labores políticas, llegando a morir allí el 11 de abril de 1780.
01-santa-brigida-convento.jpg
Santa Brígida a principios del siglo XX, antes de su demolición.

El artista malagueño demuestra la formación artística que tenían muchos de los ingenieros que fueron enviados al "nuevo mundo", aunque se traten de figuras casi irreconocibles para la Historia del Arte. Sin embargo, se conservan numerosos planos y dibujos de su propia mano en el Archivo General Militar (Madrid), así como en el Archivo General de Indias (Sevilla), sobre todo en sus cartotecas donde se pueden encontrar los trazos que realizó sobre sus obras de fortificación, las cuales son muy numerosas, interesantes y que deberían formar parte de los estudios artísticos, debido a la calidad de los dibujos y a la formación arquitectónica de sus autores.
omoa2.jpg
Puerto de San Fernando de Omoa, Honduras. Cartoteca del Archivo General Militar de Madrid.






















Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Artículo de Irene Torrecilla Serrano.